El Chocolate en la cosmética

Antiguamente, el chocolate se vendía en farmacias. Se utilizaba por sus propiedades curativas y para mejorar el sabor de ciertos compuestos.

Hay mucha evidencia de que el chocolate estimula el estado de ánimo y actualmente se cree que usar chocolate en los cosméticos puede beneficiar su apariencia, salud y bienestar.

El Mito de la belleza

La industria cosmética constantemente dicta cuál es el ingrediente mágico del momento para tu piel. En los últimos años, lo ha hecho con la miel, el ginseng,  bayas de acai y la mantequilla de Brasil, por nombrar solo algunos alimentos utilizados en tratamientos faciales y envolturas corporales.

Pero existe una idea errónea sobre el papel de estos tratamientos, que causa mucha confusión. La verdad es que la mayoría de las cosas que se aplican sobre la piel no la penetran, especialmente los productos naturales.

La Verdad

El cacao contiene una variedad de ingredientes que alteran el estado de ánimo. El descubrimiento más reciente es la teobromina, que estimula el sistema nervioso central y también contribuye a los procesos diuréticos naturales y estimulan el apetito.

También hay una variedad de endorfinas u hormonas para sentirse bien y fenoles que, cuando se ingieren, pueden ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, y catequinas, parte de la familia de los antioxidantes, que ayudan a retrasar el envejecimiento a nivel celular y  combatir el cáncer.

Se pueden encontrar dos compuestos químicos en el cacao que penetran la barrera dérmica: triptófano, que aumenta los compuestos antidepresivos del cuerpo; y cafeína, que reduce el cansancio y estimula el cerebro.

La cafeína ha comenzado a aparecer en una variedad de tratamientos cosméticos, especialmente los de las ojeras y las bolsas bajo los ojos, con un efecto reafirmante y que mejora el brillo de la piel.

También hay un beneficio psicosomático sustancial. Simplemente hablar de chocolate, olerlo y ver el paquete de una marca favorita puede ser suficiente para generar endorfinas que cambian el estado de ánimo. Hasta los cerrajeros reconocen los beneficios de un buen trozo de chocolate.

Psicológicamente, si eres fanático del chocolate y si sabes que estás a punto de sumergirte en esa delicia, obtendrás y sentirás los mismos beneficios que si lo comieras.

Esto se debe a que las endorfinas que induce tal perspectiva sirven para eliminar el estrés del cuerpo, promover la curación y cambiar las vías neuronales, creando patrones de pensamiento positivos en lugar de negativos en el cerebro.

Opciones cosméticas de chocolate

La gama de tratamientos es amplia, desde productos a base de manteca de cacao, como lociones  y bálsamos labiales, hasta las capacidades exfoliantes del cacao en polvo.

La manteca de cacao ofrece un alto grado de retención de humedad, compuestos suavizantes de la piel y la capacidad de aliviar el picor leve. Estos atributos lo hacen ideal para frotaciones y masajes, acondicionadores nutritivos para manos, cabello y pies y para tratamientos de labios. También tiene un papel importante en la limitación y, hasta cierto punto, en la prevención de las estrías y las cicatrices después de la cirugía.

El cacao en polvo  es un tratamiento de exfoliación suave excelente para iluminar la piel.

Ambos productos ofrecen el aroma familiar y altamente evocador del chocolate, con sus propiedades reductoras del estrés.

error: Content is protected !!